Google diseñará su propia tarjeta de débito

 

Pocos son los campos tecnológicos y de servicios a los que las grandes corporaciones tecnológicas no intentan «meter mano». Ahora Google quiere entrar en el mundo de las finanzas de una forma que, probablemente, no sea la más original del mundo, pero que resulta sorprendente si tenemos en cuenta que está bastante alejado de lo que normalmente ocupa al gigante de Mountain view. 

Y es que desde hace ya unos meses se rumorea que Google se está planteando la posibilidad de crear tarjetas de débito, tanto físicas como virtuales. Esto en colaboración diferentes instituciones financieras de Estados Unidos. 

De acuerdo a la información publicada en 9togoogle.com en la versión estadounidense de la aplicación Google Pay, ya se puede ver un primer esbozo del aspecto que tendrían dichas tarjetas.  Con esta aplicación se generaría un número virtual con el que poder pagar, incluso, en establecimientos donde no se pueda con Google Pay, y se instalarían protocolos de seguridad para cambiar de número si hubiera algún problema. 

Esta aplicación que sería una especie de evolución de Google Wallet, parece ser una respuesta frente al ya afianzado Apple Pay y la tarjeta de Apple, contra los que Google quiere competir.

Aún está por conocer cómo se relacionará esta tarjeta con el servicio de Google Pay y si se fusionarán, si serán compatibles, o si serán independientes el uno del otro. 

 

El método de pago con la garantía de seguridad de Google

En cualquier caso, de momento la información sobre esta tarjeta de Google, no son más que rumores. Lo que ya es una realidad es el servicio de Google Pay

Esta no es más que una herramienta bastante útil para realizar pagos online, tanto en aplicaciones como en sitios web en general. También existe la posibilidad de pagar en tiendas físicas, con este servicio, siempre y cuando en estas se acepte el uso del mismo. En España, por ejemplo está disponible en El Corte Inglés, 100 Montaditos, fnac, Lidl, y algunos más. 

Una de las ventajas que ofrece este método de pago, es que los datos de tu tarjeta no son rastreados por ninguno de los negocios donde realices tus pagos. Esto aporta una sensación de seguridad bastante interesante. Toda la seguridad que un producto de Google puede darte. Eso siempre es una garantía de fiabilidad… ¿o no lo es?