Cuando trabajar en Google y Facebook no es un sueño

 

Hoy en nuestro blog traemos una pequeña reflexión acerca de uno de los temas más controvertidos en internet. Nos referimos al contenido violento, sexual, discriminatorio, etc., que muchas personas generan y comparten a través de las distintas redes sociales y plataformas de contenido generado por usuarios.

No son pocos los casos conocidos en relación a este tipo de contenido compartido por miles o millones de personas que acaba siendo eliminado, pero no siempre a tiempo para ser controlado de manera eficaz. 

 

Facebook deberá indemnizar a sus moderadores de contenido

Sacamos a colación el tema por una noticia reciente en la que se ha dado a conocer que Facebook deberá pagar alrededor de 52 millones de dólares a empleados de sus equipos de moderación de contenido violento en su plataforma. Y es que hay que tener en cuenta que muchos de estos empleados han tenido que lidiar con vídeos de suicidios, asesinatos, torturas, violaciones, etc. Contenido que tendría efectos psicológicos negativos en cualquiera de nosotros. Como decían en los Simpsons “Si te afecta, es porque eres humano”

Además, este escándalo de Facebook ha sacado a relucir las condiciones de trabajo de algunos de sus equipos y que no son tan de ensueño, como muchas veces se cree. Y es que estas condiciones dependen de empresas de subcontratación como Cognizant, en el caso de Facebook, pero muchas otras a las que recurren las grandes corporaciones para ahorrarse salarios, personal, preocupaciones, etc. 

Si bien esta multa se pagará a empleados de sus departamentos en Estados Unidos no debemos olvidar que, dependiendo de los diferentes mercados o idiomas en los que se modera el contenido, estos departamentos de moderación se ubican en diferentes países y continentes a lo largo del planeta. No descartamos que, dentro de poco, esta polémica vaya más allá y llegue muchos más territorios. 

 

Gestion de contenido violento en Youtube

Pero este problema del contenido violento no solo afecta a Facebook. La plataforma de vídeos Youtube también tiene el mismo problema y lo resuelven de la misma manera. 

Google también recurre a esas empresas de subcontratación de servicios para moderar el contenido inadecuado de su plataforma de vídeos. Y, de la misma manera, muchos de estos empleados han acabado con problemas de salud, tanto mental como física, debido al contenido al que se ven expuestos de forma mecánica cada día. Uno de sus centros de moderación está dedicado específicamente al contenido violento radical, relacionado con grupos terroristas internacionales que comparten llamamientos, torturas y asesinatos a través de la plataforma de vídeos Youtube. 

 

Moderadores de contenido en Google: quién defiende la libertad de expresión

En esta entrevista, una ex empleada de Google en el departamento de moderación de contenido para Google en Ucrania comenta que la descripción del puesto de trabajo que llamó su atención y la animó a unirse a este departamento, fue: “trabajarás para proteger la libertad de expresión en internet”. Cosa que, en sus palabras, estaba muy lejos de la realidad del puesto de trabajo que después tuvo que desempeñar. En este caso , el departamento de moderación de contenido en el que trabajaba estaba relacionado con sitios web en los que Google permite, o no, la visibilidad de sus campañas de anuncios. 

Y es que, según ella, el problema radica en que la libertad de expresión en internet depende de corporaciones internacionales a las que poco o nada importa realmente ese derecho universal y que velan más por intereses económicos, elaborando políticas de contenido bastante aleatorias y que, en muchas ocasiones, no tienen ningún sentido.  

 

Problema compartido en toda la red

Por último, aunque hayamos mencionado principalmente a Facebook y Google, no olvidemos a la otra gran red social susceptible de verse avasallada con contenido violento: Twitter. En este artículo del Washingtong Post ya se hablaba de los efectos negativos para la salud que sufren los empleados de los equipos de moderación de contenido de Facebook, Google y Twitter.